Según los neurocientíficos, el cerebro es fuertemente estimulado por el impulso musical, activando áreas que pueden permitir el incremento de algunas capacidades cognitivas.

"Veo la música como arquitectura fluida". - Joni Mitchell

Aunque el título de esta entrada sugiere que se abordarán conceptos e interpretaciones neurológicas, quisiera dejar en claro que esa no es mi área de estudio, solo me remitiré a referenciar los elementos que sobresalen cuando el campo de la neurociencia se cruza con el campo musical; siendo esta área mi zona profesional.

¿El escuchar o ejecutar música reporta algún beneficio a nivel cognitivo (cerebral)? Si. ¿Cómo se sabe que esta relación es verdadera? Bueno, desde la última década se han intensificado los estudios sobre estos beneficios y hay variados ejemplos en la literatura científica. Te dejo algunos ejemplos que puedes consultar aquíaquí y aquí.

Una de las preguntas básicas para abordar este tema ha sido ¿qué sucede en el cerebro de las personas cuando escuchan música? Según los neurocientíficos, con ayuda de potentes instrumentos como la tomografía por emisión de positrones (TEP) y la tomografía computarizada (TC), el cerebro es fuertemente estimulado por el impulso musical; activando áreas que pueden permitir -por un espacio de tiempo relativo- el incremento de algunas capacidades cognitivas como la memoria, el habla, potenciar estados de ánimo, la atención o la inteligencia espacial.

Lo anterior ha permitido concluir que existe diferencias estructurales observables entre los músicos y no músicos, que son evidentes en el engrosamiento de diversas áreas como, por ejemplo, la porción anteromedial del giro de Heschl (sentido de la audición), el cuerpo calloso (transmitir información entre hemisferios) y el plano temporal (registro del sonido); además de reportar cambios en la materia gris (procesamiento de la información), que implican una mayor plasticidad cerebral. Si quieres consultar más sobre este tema, da clic aquí.

Otra pregunta frecuente en este tema es ¿Qué tipo de música proporciona más beneficios, ya sea al escucharla o al ejecutarla? Aquí el tema ya conecta con otras dimensiones más subjetivas, que implican y requieren desarrollar un juicio analizado. Es un determinismo conceptual asegurar que solo un tipo de música puede generar beneficios psicológicos entre las personas y, a su vez, también sería una ambigüedad asegurar que cualquier tipo de género musical se traduce en beneficios cognitivos. Por lo que, como en todo tema, la clave está en el equilibrio y moderación de los estímulos. Al final, la música es solo uno más de los estímulos que podemos recibir en un día y podremos acercarnos a sus beneficios en la medida que balanceamos la fórmula tensión + reposo. La música que permita al escucha activo caminar entre la tensión y el reposo musical, será aquella que genere un estímulo cognitivo más razonable y provechoso. Aquella música que potencie solo una dimensión de este espectro (como demasiada tensión [excitación] o demasiada melancolía) representará algo no tan favorable al momento de involucrarnos musicalmente.

img

Mucho se ha hablado de que la música de cierto compositor austriaco contiene las propiedades necesarias para despertar el genio de las personas, el tan llamado "efecto Mozart". Sin embargo, muchos investigadores han cuestionado esto, para asegurar que los mismos beneficios que se pueden recuperar de la música clásica de Mozart, se podrían localizar en géneros muy diversos que nada tendrán que ver con el mundo elitista de la música clásica. Desde el rock hasta la música regional, se podrían observar curvas de aprendizaje, sin dejar de considerar, como en todo tema humano, el contexto sociocultural que es sumamente importante. Si quieres conocer más del llamado "efecto Mozart" puedes hacerlo aquí.

¿Quiénes son más beneficiados por la música... los infantes o los adultos jóvenes y/o mayores? Esta pregunta nos aporta espacio para el diálogo, en cuanto a los privilegios sociales. La educación musical y sus beneficios, históricamente había estado ligada a las infancias privilegiadas de las sociedades occidentales, predicando los beneficios en el manejo del lenguaje, el pensamiento lógico-matemático y desarrollo psicomotriz de niños y niñas. Sin embargo, muchos siglos después, esta situación ha cambiado drásticamente. Ahora se habla de una educación para la vida, en donde la música puede y debe formar parte de la experiencia humana de hombres, mujeres, niños y niñas, sin importar distinciones de clase social o categorías como la edad biológica. La educación musical se convierte, entonces, en un derecho educativo necesario para el incremento del bienestar social.

Específicamente ¿qué problemas o áreas trabaja la neurociencia, desde el marco de acción que proporciona la música? Podremos mencionar algunos trabajos como ejemplo: Beneficios de la música en conductas disruptivas en la adolescenciaBeneficios de la música en la práctica psicomotriz del niño con Síndrome de DownMúsica y palabra contra el Alzheimer y Beneficios de la musicoterapia como tratamiento no farmacológico y de rehabilitación en la demencia moderada.

Hasta este punto, se intentó presentar los beneficios que la música -a un nivel cerebral- puede ofrecer como agente pasivo o activo. Sin embargo, no se pueden obviar los beneficios sociales que brinda, cuando reconocemos el potencial del estímulo musical para regular las emociones, o para generar actitudes colaborativas, entre aquellos que escuchan y participan de ella. Por este motivo, es un factor muy importante en las estrategias de integración social o reducción de marginalidad en algunos grupos humanos, como lo trataron de enfatizar algunos profesores investigadores de la Escuela de Música de la Universidad de Montemorelos, al realizar un pequeño experimento sobre la respuesta musical-emocional en un concierto orquestal. (Puedes consultar el artículo aquí).

Desde el 2018, en la Escuela de Música se designa uno de los proyectos del semestre para abordar los procesos cognitivos, desde el campo de la educación musical. Si te interesa saber más del tema, te invito a que te acerques a esta casa de estudios.

"Podrán existir sociedades sin escritura, pero nunca sin música".