Nuestra sociedad está en constante cambio, lo que es “bueno” o “malo” se cuestiona diariamente y el ser jóvenes se vuelve sinónimo de hacer lo que dicte tu corazón. Algunos de los ideales que tenemos es el querer aportar algo positivo a nuestra sociedad, hacer un cambio y poder mejorar nuestro planeta. Ya sea en el área ecológica, social, educativa o de equidad de género, los jóvenes estamos moviendo al mundo e intentando hacer un cambio que sea notable. Hoy quiero compartir contigo tres aspectos que debes desarrollar si quieres contribuir a este impacto positivo, recuerda que todos somos jóvenes en nuestro interior:

  1. El respeto es clave. Juzgar a otros es cada vez más fácil, desde nuestros amigos a completos desconocidos. Una de las cosas que más se está perdiendo es el respeto, a los mayores, nuestra familia, gobierno e incluso animales o plantas. Si quieres aportar algo a la sociedad debes empezar a respetar, a darte cuenta que no eres el centro de todo y empezar a ver que hay más personas, opiniones y estilos de vida aparte del tuyo. No te estoy diciendo que estés de acuerdo con todo, pero sí debes mostrar respeto; es una forma de ganarte la confianza de las personas y poder hacerte su amigo.
  2. Irradia alegría. Cuando eres diferente, las personas se dan cuenta. Cuando sonríes, liberas algo en ti y en los demás que hace ver las cosas diferentes. Te reto a que empieces a sonreír siempre, con el cubrebocas es complicado que todos vean tu sonrisa, pero puedes hacerlo con los ojos o buscar formas creativas de hacerlo: un chocolate, una tarjeta o un abrazo son algunas maneras. El sonreír te ayudará a ser más amigable, a que cuando alguien te vea pueda ver que existe esperanza y que se puede ser feliz en este mundo. Recuerda que la risa es una medicina y nuestro planeta necesita ser sanado.
  3. Sigue al líder. Cientos de personas creen que la independencia es lo mejor, que no es necesario seguir la corriente y la figura del “líder” está “pasando de moda”. Hoy, te animo a que sigas a nuestro líder supremo, Jesús; por medio de la oración puedes estar en contacto con él y en la Biblia puedes encontrar acciones para cambiar al mundo. Invita a otros a que también lo sigan, no es sencillo hacerlo pero créeme que harás la mayor diferencia si lo haces.

El ser joven y aportar algo positivo es todo un reto, no es sencillo y créeme que tienes que nadar un poco contra corriente si quieres hacer un cambio. Te animo a que pongas tus habilidades al servicio de los demás, a que sonrías, respetes y -lo más importante- que apartes un tiempo de tu día para seguir al Líder, aprende cuanto puedas de Él.