Foto de Pixabay en Pexels

No me dejarás mentir, tú y yo tenemos un baúl imaginario con muchas ideas que eran buenísimas, pero que alguien más -posiblemente un tomador de decisiones de alta jerarquía-, no las aprobó y ahí se quedó todo.

Por ejemplo, no sé si te sabes esta historia de los Avengers.

En 1998 Marvel estaba en bancarrota y trataba de venderle los derechos de sus personajes a Sony por tan solo 25 millones de dólares. Esto era una oferta que no podían dejar pasar, así lo veía Yair Landau, un joven ejecutivo de Sony que trataba de convencer a la empresa para que aceptaran; a lo que su jefe tan lleno de traje, corbata y sin espacio a la novedad, le contestó: «Tráete solo al Hombre Araña, a nadie le importa ese tal Iron Man y sus amigos».

¡Imagínate! Al día de hoy, las películas de estos personajes ignorados por Sony le han generado más de 13,000 millones de dólares a Disney.

Esta historia no es la única: a Airbnb lo rechazaron varios inversionistas, los famosos tazos de Sabritas recibieron burlas la primera vez que fueron presentados, Kodak tenía en sus manos el futuro de la fotografía digital pero no se lanzó, y muchas otras historias que han llenado el baúl de las ideas no seleccionadas.

Así que estamos de acuerdo que uno de los grandes problemas de la creatividad es esa mala selección y aprobación de ideas; entonces ¿cómo le hacemos para que las ideas buenas no se vayan a ese baúl?

Recomendaciones para ganarle a la mala selección de ideas

Si eres de los que proponen ideas, atrévete a seguir estos cinco pasos para vencer esta mala tendencia:

Foto de fauxels en Pexels
  1. Evita las presentaciones grupales. Identifica quién es el tomador de decisión y busca una plática uno a uno donde puedas contarle a detalle el valor de tu proyecto.
  2. Aprende a persuadir. Te recomiendo particularmente este libro que te enseñará muy buenas prácticas para lograrlo.
  3. Ponle corazón. Es más fácil que te compren las ideas si contagias tu emoción.
  4. Sé muy claro en responder la pregunta que quien te escucha siempre se hace: “¿Por qué es valioso para mí esto que estoy oyendo?”. Y si es con números contundentes, mejor.
  5. Aprende a manejar objeciones. Es natural que escuchemos negativas que pueden ser controladas.

Si eres de los que seleccionan ideas y tienes en tus manos el poder de decisión, te invito a iniciar con estos puntos:

  1. Evita los comités para tomar decisiones. Nada en la historia ha matado tantas ideas como los grupos de personas que a otra cosa se dedican. Puedes romper los modelos jerárquicos al instalar este proceso de selección a través de la organización, como nos cuenta el Harvard Business Review en este artículo.
  2. Delega la elección a alguien experto en el tema, no te vayas a quedar como Sony, sin los Avengers.
  3. Apuéstale a ejecutar prototipos para descartar o validar ideas sin que te cueste mucho tiempo ni dinero.
  4. Da espacio al error. De esta forma tu equipo aprende por medio de la experimentación.
  5. Sé muy claro a la hora de contar tus expectativas, para que las ideas que te lleguen converjan en tus búsquedas.

Así que, con el 2021 llega un buen momento para no dejar que el baúl se siga llenando de buenas ideas. Creemos más proyectos y contemos nuestras historias de mejor forma. Y, si estás del otro lado del escritorio, dale oportunidad a quien las propone, recuerda que algún día eras tú el que llegó con nuevas ideas.