Este verano, tres estudiantes universitarias que autofinancian sus estudios a través del colportaje pusieron en marcha el programa "Cruzando fronteras" en Montemorelos, con el que han alcanzado a poco más de 300 niños no adventistas y sus familias.

 

"Cruzando fronteras", explica Ximena López, estudiante de Medicina y una de las creadoras de la iniciativa, inició como una estrategia para regalar libros como obsequio de fin de año durante la campaña de colportaje de invierno 2019 en una región del occidente del país. Sin embargo, al ver la necesidad de atender exclusivamente a niños y jóvenes en Montemorelos, e involucrar a más personas para tener un mayor impacto, dice López, hoy, "Cruzando fronteras" es un programa que consiste en involucrar al mayor número de benefactores que adquieran un libro para ser donado a un niño no adventista que lo necesite.

 

"Creemos que aun podemos sembrar la semilla de valores en los niños porque son personas en formación. Queremos influir en su educación de alguna manera de modo que cuando sean más grandes tomen mejores decisiones y mejoren su calidad de vida. Además, a través de ellos podemos llegar a sus padres", expresó López.

 

Originarias del estado de Chiapas, Nancy Albores, estudiante de Químico Clínico Biólogo; Heydi Maldonado, estudiante de Nutrición y Ximena López, explican que esta iniciativa surgió por el deseo de dar a conocer a Jesús a más personas, especialmente a niños, y el anhelo de ver a la iglesia involucrada en esta misión.

 

Para hacer un trabajo más efectivo, durante el semestre enero-mayo las jóvenes se acercaron a los directivos de la universidad, la Unión Mexicana del Norte e incluso la municipalidad para tener una idea de las familias que pudieran beneficiar y benefactores interesados en participar de "Cruzando fronteras".

 

Para mediados de mayo, explican, contaban con una lista de más de mil niños para apoyar, de modo que para la campaña de verano que ya iniciaba comenzaron a establecer los contactos para iniciar las entregas.

 

"He tenido la bendición de participar en este programa. Que maravillosa idea la de los estudiantes que han diseñado este programa. Si no han participado en "Cruzando fronteras" no sabe la bendición que es poder regalar un libro a alguien que lo necesita. ¡Gracias estudiantes por tener este programa tan hermoso en un momento tan necesario!", comentó la Dra. Raquel de Korniejczuk, vicerrectora académica de la universidad.

 

Por cada benefactor que aporta se prepara un kit con el libro designado para el niño, los libros "El deseado de todas las gentes", "El conflicto de los siglos", un ejemplar del libro del año y una revista "Enfoque" para sus padres, y una carta con una dedicatoria del benefactor para el niño y su familia.

 

Gracias a la participación de muchos benefactores, a la fecha, trescientos niños y sus familias en cinco colonias diferentes de Montemorelos y sus alrededores han recibido este material.

 

"Cruzando fronteras está cumpliendo su segundo objetivo y es que la iglesia se una en la misión. Unirnos todos y fomentar la cultura de adquirir para beneficiar a alguien más. Nosotros queremos que las personas que participan también hagan suyo el proyecto, y estamos seguros de que algún día cuando estemos en el cielo, esos niños se van a acercar y les van a agradecer porque apartaron su tiempo y dinero para que ellos conocieran a Jesús", dijo Ximena López.

 

Aunque ya termina la campaña de colportaje de verano, no queremos que el proyecto acabe, explican las jóvenes, porque el proyecto tiene como objetivo final el establecimiento de focos de reunión regular en las casas de las familias alcanzadas para ofrecer el estudio de la Biblia. Por eso, añaden, queremos y necesitamos que las diferentes uniones de México puedan participar, que todo México se una e incluso de otros países y que "Cruzando fronteras" realmente pueda cruzar muchas fronteras.


Para este propósito, el equipo de "Cruzando fronteras" trabaja actualmente de la mano con el proyecto misionero de plantación de iglesias de la Iglesia Universitaria, quienes cada sábado apoyan en la realización de dinámicas con los jóvenes y niños, y ofrecen el estudio bíblico a los familiares.   


Si bien el colportaje es la fuente de ingresos para el financiamiento de sus estudios, las jóvenes expresan que esto ha pasado a un segundo plano.

 

Busca primeramente el reino de Dios

"Cuando sientes que es más importante que las personas conozcan de Jesús, cuando la satisfacción de ver a los niños felices recibiendo sus libros es lo que te motiva, ya no piensas: necesito entrar a la escuela, sino: necesito que las personas tengan estos libros. Por cada niño que anotamos que tiene el deseo de recibir un libro, es un compromiso de conseguir quién les done ese material", explica López. "Como dice la biblia: busca el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura. El Señor se encargará de que entremos en la universidad y de conseguir nuestra beca", concluye.

 

Para unirte a esta iniciativa, puedes hacerlo comunicándote a los teléfonos +52 962 222 9255 (Nancy Albores) y +52 826 158 6133 (Ximena López).

 

El material entregado a los niños según su edad es: de 0 a 4 años "Historias de la Biblia para los más pequeños", de 5 a 6 años "Primeros pasos", de 7 a 11 años "Crece feliz" y a los niños de 12 a en adelante "Desafía tus límites".