¿Cuándo fue la última vez que compraste plátanos? María fue al supermercado esta mañana y compró plátanos. A miles de kilómetros de distancia de María, Rubén también compró plátanos. Y así, millones de personas alrededor del mundo compraron plátanos. De hecho, son una de las frutas de mayor consumo a nivel mundial.

¿Pero qué sucede con estas “simples” elecciones de alimentos? ¡Tienen el poder de modificar el sistema alimentario! Por ejemplo, a medida que incrementa el número de personas que compran plátanos, los agricultores entonces deben aumentar su producción. A simple vista, no percibimos ningún problema con esta realidad: a mayor demanda, mayor producción. Sin embargo, la mayoría de la población tiene dietas poco variadas. Es decir, consumen prácticamente siempre los mismos alimentos. ¿Cuál es el resultado? Actualmente, de las 30,000 especies de plantas comestibles que existen, solo 9 representan el 66% de la producción agrícola total(1). Tristemente, nuestras elecciones alimentarias están atentando contra la biodiversidad. ¿Qué podemos hacer? Los gobiernos, empresas e individuos: “Debemos garantizar que nuestros sistemas alimentarios puedan CULTIVAR una variedad de alimentos para NUTRIR a una población en crecimiento y PRESERVAR el planeta JUNTOS”(1).

La frase anterior, enmarca la celebración de este Día Mundial de la Alimentación que, además, nos recuerda el 75 aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Foto de Andretti Brown en Pexels

Celebramos este día en medio de la pandemia del COVID-19, misma que ha intensificado las desigualdades en el acceso a alimentos. Las cifras oficiales de la FAO nos indican que más de 2,000 millones de personas en el mundo, no tienen acceso regular a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes. Por lo tanto, este año la FAO nos anima a generar una transformación del sistema alimentario; es decir, cambiar la forma de producir, procesar, comercializar, consumir y desperdiciar alimentos. Esta transformación la podremos lograr a través de acciones cotidianas muy sencillas y, así, más personas de nuestra comunidad -y del mundo entero- podrían tener acceso a una dieta saludable.

¡Tú tienes un papel que desempeñar! Tus decisiones alimentarias tienen el poder de influir en la creación de sistemas alimentarios más saludables y sostenibles. ¡Tú puedes ser un héroe de la alimentación!

La FAO nos anima a seguir estas acciones cotidianas para convertirnos en héroes de la alimentación (1):

  1. Elige productos locales: compra alimentos frescos cultivados localmente. Busca agricultores de tu comunidad y consume los alimentos que ellos producen, así les ayudas en su economía y fomentas la diversidad de cultivos.
  2. Elige productos estacionales. Los alimentos de temporada pueden ser más frescos, maduros, sabrosos, económicos y nutritivos. Además, implican una huella de carbono menor, ya que no viajan mucho antes de llegar a tu mercado local.
  3. Cultiva alimentos en casa. Aprende a cultivar tus propias frutas, verduras o hierbas. No necesitas grandes espacios, inclusive en pequeñas macetas puedes comenzar.
  4. Elige una variedad de alimentos saludables. Una dieta variada favorece la biodiversidad; tu cuerpo, el suelo y el medio ambiente te lo agradecerá.
  5. Sé una influencia positiva. Usa tus redes sociales para promover tus acciones alimentarias saludables; desde la fruta que nunca habías probado y te animaste a comprar, hasta la ubicación de un agricultor comunitario que vende hortalizas o frutas.
  6. Respeta los alimentos. Disminuye el desperdicio de los alimentos que llegan a tu cocina. Aprende a almacenarlos bien y comparte los excedentes antes de que se echen a perder.

Al tomar una pequeña decisión en torno a tu alimentación, recuerda que por más sencilla que parezca, esa decisión tiene un poder increíble:

¡Juntos podemos cultivar, nutrir y preservar nuestro planeta!



Referencia:

(1) Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. FAO75: Cultivar, nutrir, preservar. Juntos. Italia: FAO; 2020. Disponible desde: http://www.fao.org/3/ca9893es/CA9893ES.pdf