Trabajar desde casa y tener hijos pequeños es un desafío muy grande. Quisiera compartirte una fórmula para que todo funcione a la perfección, pero los niños pequeños son atemporales y su energía se desborda, mientras los pendientes se van acumulando.

Soy diseñadora gráfica y desde hace algún tiempo trabajo desde casa; tengo 3 hijos pequeños, 2 de ellos ya acuden a la escuela. Pero en estos tiempos de cuarentena las cosas han cambiado un poco, ya que todos estamos en casa y hay que hacer diversas actividades. Eso, más la limpieza del hogar, hacer la comida, entre otras cosas, es como "malabarear" y puede que aveces se nos caigan unas cuantas "bolas"; sin embargo, lo que nunca debemos dejar "caer" es nuestra relación con Dios y el cuidado de nuestra familia. Así que a continuación, te comparto algunas de las ideas que a mi me han ayudado a llevar mejor mi situación de trabajar desde casa.

Primeramente, busca a Dios. Me gusta recordar Éxodo 16:21¨Y lo recogían (maná) cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía." Cuando el pueblo de Israel estuvo en el desierto, Dios proveyó para ellos alimento que tenían que recoger antes de que saliera el sol. Esto lo aplico a tener un momento de devoción personal antes de que nuestros niños se despierten, porque así tendrás paz y concentración que te ayudará a enfrentar cada día y vivirlo con buen ánimo. Ora, llora si es necesario, sincérate con Dios y escucha lo que te dice a través de la Biblia, las matutinas y demás libros cristianos, ¡Esto es lo que te dará fortaleza!

...Procura tener una rutina que esté visualmente escritaA vecescon niños pequeños no es tan fácil cumplir con los horarios, pero trata de seguir con las actividades planeadas. También es importante que cuides de no estresarte al querer cumplir con toda la rutina, ya que a veces caemos en la ilusión de querer ser la madre perfecta; pero si tú te presionas, podrás terminar afectando a todo tu hogar. ¡Disfruta!, aunque sea desafiante; piensa que la situación no siempre será así. Por ejemplo, mi hijo mayor tiene 10 años y siento que el tiempo voló en un instante, así que en un abrir y cerrar de ojos tendrá 20 años y, definitivamente, ya no me necesitará igual (lo cual me da nostalgia). Por lo tanto, como padres intenten disfrutar de todas las actividades posibles con sus hijos.

Trata de cambiar las actividades cada 30 minutos e intercala tu trabajo mientras ellos tienen alguna actividad que puedan realizar solos o jugar entre ellos.Obsérvalos de manera continua, si estás familiarizado con niños pequeños, sabrás que la mayoría de la veces cuando no hay ruido es porque algo no muy bueno está pasando. Entre las actividades incluye algo que a ellos les guste hacer, pues quieren convivir contigo; juega, platica, escucha y ¡llénalos de amor!

Procura dormir a los niños temprano, esto es saludable para ellos y te permitirá terminar las tareas que hayan quedado pendientes durante el día, pero intenta no desvelarte. Cuando estés haciendo algo, enfócate y aprovecha bien el tiempo para que no te lleve más de lo necesario.

No te olvides de mantener diariamente una comunicación profunda y significativa con tu esposo, en la que puedan compartir las alegrías y los desafíos de la vida, esto los ayudará a mantenerse unidos.

Finalmente, recuerda lo que Dios nos dice en Mateo 6:34 "...no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán". Con ayuda de Dios piensa ¡solo en este día!, claro que debes tener visión para el futuro, pero en estos momentos en que cada día es un gran desafío, ora, confía y disfruta esos 1,440 minutos con ayuda de Dios, responsabilidad, orden, esfuerzo, alegría y amor.