La percepción que tenemos del tiempo es influenciada por muchos factores, externos e internos, a nuestro organismo, por lo que es completamente subjetiva.

¿Te has puesto a pensar alguna vez por qué algunas veces sientes que el tiempo pasa demasiado rápido y otras veces sientes que pasa muy lento? Estoy segura que a todos nos ha pasado, por ejemplo, cuando llegan esas vacaciones que tanto esperamos y se nos van "volando" o cuando nos encontramos con nuestros amigos y nos quedamos platicando por horas sin darnos cuenta; mientras que, en otros casos, al estar preocupados respecto a alguna situación, ansiosos esperando por algo o aburridos sin tener nada importante que hacer, sentimos que las horas parecieran no avanzar. Esto se debe a la percepción que tenemos del tiempo, la cual es subjetiva.

El sentido subjetivo del tiempo hace que tengamos una noción del pasado, del presente y del futuro. Lo utilizamos para entender el curso y la duración de los acontecimientos, situarlos en su momento y generar expectativas sobre ellos. Nuestra sensibilidad para percibir y responder al tiempo está implicada también en tareas mentales complejas, como atender a lo que pasa, pensar para solucionar problemas, tomar decisiones o planificar el futuro. La percepción subjetiva que tenemos del tiempo es influenciada por muchos factores, externos e internos, a nuestro organismo. El tiempo "vuela" cuando lo estamos pasando bien, cuando nos gusta lo que hacemos, cuando estamos motivados, cuando lo que hacemos es novedoso o cuando estamos ocupados. Contrariamente, el tiempo pasa más lentamente, es decir, se nos hace más largo, cuando lo estamos pasando mal, cuando tenemos prisas, cuando estamos enfermos, cuando nos duele algo o cuando estamos cansados, incómodos o en peligro. También apreciamos su curso como más lento cuando le prestamos atención, es decir, cuando estamos pendientes de él. Si no le hacemos caso, el tiempo transcurre más rápidamente.

No disponemos de ningún órgano especializado para percibir el tiempo. Nuestro cerebro tiene relojes biológicos, como el núcleo supraquiasmático del hipotálamo o la glándula pineal, que controlan los ciclos de sueño y vigilia y la producción de hormonas y neurotransmisores que influyen en nuestra fisiología y comportamiento. Pero esas estructuras, aunque colaboran, no son las encargadas de percibir el tiempo subjetivo. Hay también marcadores o circunstancias externas que nos ayudan a hacerlo, como los relojes artificiales, los cambios de la luz del día o ver crecer a las personas que conocemos.

img

Foto de samer daboul en Pexels

Un estudio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega ha localizado un reloj neural. Este reloj, situado en la corteza lateral entorrinal, crea una percepción subjetiva del tiempo, en función de las experiencias.

Por otro lado, un artículo de la revista electrónica Muy interesante, menciona que un grupo de investigadores del Champalimaud Centre for the Unknown, en Lisboa, Portugal, publicaron en la revista Science los resultados de un experimento con ratones que identifica las neuronas asociadas a la sensación subjetiva del paso del tiempo. Este grupo de científicos, estudió por años la manera en que el cerebro humano conecta causas con efectos a lo largo del tiempo, pero una experiencia personal de Joe Paton -investigador principal- centró su interés en la percepción subjetiva de la duración. Paton y sus colegas acotaron una zona muy concreta de exploración: una estructura profunda llamada sustancia negra, en el mesencéfalo. Sus neuronas segregan el neurotransmisor dopamina, sustancia generalmente asociada a la motivación, el placer y el deseo, pero que también tiene que ver con la estimación temporal. Además, sus neuronas se conectan con otra zona, el cuerpo estriado, igualmente relacionada con la sensación subjetiva del tiempo.

El cerebro humano es muy complejo y, por lo tanto, también lo es su forma de procesar el tiempo y cualquier otro estímulo. Así que, aunque tener la sensación de que controlamos nuestros tiempos es un factor clave para nuestro bienestar mental, no nos preocupemos tanto por él, sino tratemos de aprovecharlo y hacer lo mejor que podamos con el tiempo que cada uno de nosotros disponemos.


Fuentes:

https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/por-que-el-tiempo-a-veces-pasa-muy-deprisa-y-otras-se-hace-eterno-621494588139

https://www.abc.es/ciencia/abci-veces-tiempo-pasa-rapido-y-otras-lento-201808311343_video.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

https://www.investigacionyciencia.es/blogs/psicologia-y-neurociencia/37/posts/la-percepcin-del-tiempo-12083#:~:text=La%20percepci%C3%B3n%20del%20tiempo,nuestra%20salud%20som%C3%A1tica%20y%20mental.&text=El%20sentido%20subjetivo%20del%20tiempo,del%20presente%20y%20del%20futuro.

https://www.uv.mx/cienciauv/blog/percepcion-del-tiempo/