En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud, con el fin de promover el papel de los jóvenes como socios esenciales en los procesos de cambio y crear un espacio para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que estos se enfrentan.

Cuatro veces en tiempo presente y una en pretérito, nos recordó el poeta nicaragüense Félix Rubén García Sarmiento(1) en su reflexivo poema "Canción de otoño en primavera", que la juventud es efímera e irretornable.

Como apunta la psicóloga Mónica Blasco(2), los niños quieren crecer (pues hay una fascinación por los que son mayores y por hacer lo que estos hacen), pero -extrañamente- también hay un desasosiego y una inquietud en los adultos de edad media por volver a ser jóvenes. Al parecer, es la juventud la mejor etapa de la vida -o al menos la más deseada-, pues las posibilidades, los sueños, las promesas y los ideales que se abrazan en la juventud, tienen un poder que puede mover sociedades enteras, así como las conciencias personales.

Grandes líderes en los deportes, la política, la religión, las ciencias y las artes, han comenzado sus carreras y han realizado sus proezas durante los años de su juventud; en tanto que otros más, consumaron sus grandes obras debido a las decisiones que tomaron mientras eran jóvenes. De la misma manera, grandes movimientos, revoluciones y tendencias han sido posibles gracias al insumo de la fuerza y entusiasmo juvenil de que se sirvieron.

Grandes jóvenes en la historia hicieron mucho bien debido a la influencia que recibieron de buenos mentores. Uno de ellos fue Timoteo, a quien su mentor estrella (el apóstol Pablo), le dijo por medio epistolar: "Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Timoteo 4:12).

Esta sección de esta carta personal abierta a nuestra pesquisa, establece al menos dos grandes ideas: 1) que la juventud tiene un valor incuestionable y 2) que la juventud tiene una gran responsabilidad. En la primera idea, cabe mencionar que por ningún motivo se debiera desdeñar a alguien solo en función de su mocedad; en tanto que en la segunda, se insta a los jóvenes a vivir a la altura de los principios y valores bíblicos no solo por una obediencia a manera de deber, sino al punto de llegar a ser un modelo, un ejemplo para los demás.

img

Algunas ideas en la Biblia que son muy importantes acerca de la juventud son:

  1. A menudo, la juventud requiere corrección, mentoría y estímulo para encauzar su fuerza inmadura para el bien (Proverbios 22:15).
  2. Reconocer que la disciplina inteligente es necesaria para que la juventud se desarrolle de manera adecuada y que la falta de corrección produce resultados negativos (Proverbios 29:15).
  3. Recordar que cada etapa tiene su tiempo y hay que disfrutar de cada una de ellas (Eclesiastés 3:1).
  4. Dar importancia a la adolescencia y la temprana juventud como etapa de decisiones que marcarán el resto de la vida, especialmente la decisión de seguir a Dios (Eclesiastés 12:1; 2 Timoteo 3:15).
  5. Advertir que los jóvenes están en la mira del enemigo, en el marco del gran conflicto (Lamentaciones 1:15).
  6. Reconocer que en la juventud hay mucha fuerza que puede ser para bendición (1 Juan 2:14).
  7. Reconocer que la Biblia es una fuente de fortaleza inexpugnable para la juventud (1 Juan 2:14; Salmos 119:9).
  8. Saber que el enemigo está vencido y que los jóvenes cristianos pueden ser vencedores también, mediante el poder de Cristo ( 1 Juan 2:14).
  9. Reconocer el gran valor personal, el cual no depende de lo que digan o piensen los demás (1 Timoteo 4:12).
  10. Estimular el desarrollo de mi mejor versión, independientemente del tiempo y otras circunstancias ( 1 Timoteo 4:12).

Si eres joven, encamina tus decisiones bajo la orientación bíblica en este tiempo, allí donde estás, en cada decisión. Después de todo, considera que cuentas con una sola juventud, y aunque la juventud puede ser en cierto sentido una actitud del corazón y la mente, no deja de ser cierto que los años dejan huella en el cuerpo.

Si eres adulto, aprovecha las oportunidades para inspirar a los jóvenes por los buenos caminos, no solo con tus consejos -los cuales son muy valiosos-, sino con tu ejemplo de vida, que sin duda vale mucho más. Al final, debes recordar que la influencia que dejas en los jóvenes a tu paso es una responsabilidad cuyas consecuencias alcanzan la misma eternidad.


Referencias:

(1) Más conocido por el seudónimo "Rubén Darío". https://antologiapoetica.fandom.com/es/wiki/Rub%C3%A9n_Dar%C3%ADo

(2) https://monicablasco.com/2016/11/02/ninos-que-quieren-crecer-y-adultos-que-desearian-ser-ninos/