Trescientos 63 candidatos conformaron la generación de graduandos 2019 que recibió sus títulos y festejó el final de una etapa académica más, los días 17, 18 y 19 de mayo en la ceremonia de graduación.

Las jornadas de graduación se caracterizaron por el espíritu de agradecimiento tanto de los graduados y docentes, como de los familiares presentes, manifestado a través del testimonio de algunos estudiantes que compartieron sus experiencias al enfrentar los desafíos morales, espirituales, intelectuales y económicos que supuso esta etapa de formación. Misioneros en países lejanos, colportores de tiempo completo, economías desafiantes, aprendizaje profesional constante, entre otras, fueron las experiencias relatadas que reflejaron la calidad integral de la generación de profesionales formados en la institución.

Además del agradecimiento, el viernes y sábado, el tiempo estuvo dedicado a la adoración a Dios y consagración de los candidatos, familiares y demás presentes con mensajes especiales, testimonios, música sacra y oración.

El sábado por la tarde, cada escuela y facultad llevó a cabo un programa de acción de gracias. Reunidos como familia, que durante un largo tiempo convivieron en el desafío de la formación académica y espiritual, docentes, familiares y alumnos compartieron una reunión más para expresar palabras de reconforto, contar experiencias y consagrar a los graduandos para el nuevo desafío.

Por la noche, vestidos de gala y con emociones incontenible, la universidad organizó la cena para graduados en la que, con sus familias, pudieron disfrutar de un homenaje a sus esfuerzos.