Hoy, 23 de septiembre, se celebra el Día Internacional de las Lenguas de Señas, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en noviembre de 2017. La fecha conmemora la creación de la Federación Mundial del Sordo en el año de 1951, organización no gubernamental que actualmente es el órgano consultivo de las Naciones Unidas y máxima autoridad mundial para la defensa de los derechos e intereses de las personas con disfunción auditiva.

Esta efeméride, que se celebra globalmente y se suma a los festejos de la Semana Internacional del Sordo (que es la última semana de septiembre), tiene como propósito fundamental procurar la inclusión social de los usuarios de las lenguas de señas y buscar la plena realización de sus derechos humanos. Y es que, según la Federación Mundial de Sordos, existen aproximadamente 72 millones de personas sordas en todo el mundo. De estos, mas del 80% vive en países en desarrollo y, como colectivo, utilizan más de 300 diferentes lenguas de señas.

Existe también un lenguaje de señas “internacional”, que es el que se utiliza en reuniones internacionales y, de manera informal, cuando las personas sordas viajan y socializan. Este lenguaje internacional se considera una lengua pidgin, es decir, una lengua mixta creada a partir de una lengua determinada que toma elementos de otras lenguas. En el caso de la lengua de señas internacional, es menos compleja que las lenguas naturales de señas y tiene un léxico limitado.

La Asamblea de las Naciones Unidas establece que el acceso temprano a la lengua de señas y a todos los servicios en este lenguaje, incluida una educación de calidad, es vital para el crecimiento y el desarrollo de las personas sordas y es decisivo para el logro de los objetivos de desarrollo sostenible. Resalta también la importancia de preservar las lenguas de señas como parte de la diversidad lingüística y cultural.

¿Y cómo puedo celebrar este día si no soy sord@? Bueno, a pesar de que esta celebración busca primordialmente incluir en la sociedad a las personas con diversidad funcional auditiva o lingüística, lo ideal sería que la mayor cantidad de personas aprendiéramos la lengua de señas para poder comunicarnos con ellos.

Por otro lado, también podemos interesarnos en conocer a los usuarios de lengua de señas que viven en nuestra comunidad, así como informarnos sobre los diferentes programas de inclusión en los que podamos participar.



Con información de:

https://www.un.org/es/observances/sign-languages-day

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-lenguas-de-senas