Octubre es un mes especial para los arquitectos, ya que hoy (1 de octubre) celebramos en México el Día del Arquitecto. Esto se debe a que el ex presidente Vicente Fox, instituyó en su sexenio dicha celebración a partir del año 2004. La declaración se llevó a cabo en el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México, donde se encuentra la placa conmemorativa correspondiente al Día Nacional del Arquitecto y donde se expuso la Carta de la Paz (firmada el 12 de junio de 2003), que es el fundamento para establecer esta celebración.

Además, el primer lunes del mes también se celebra el Día Mundial del Hábitat, designado en 1985 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el objetivo de reflexionar sobre el estado de nuestras ciudades. Y, en 1997, la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) decidió sumarse a dicha iniciativa y también instituyó el primer lunes de octubre de cada año como Día Mundial de la Arquitectura.

La palabra “arquitectura” proviene del latín architectūra y se refiere al arte de idear, diseñar y construir edificios y estructuras donde se puedan desenvolver las actividades humanas y que sean además funcionales, perdurables y estéticamente valiosos. Es una disciplina que se rige por un conjunto de principios técnicos y estéticos, donde la belleza de la construcción debe encontrarse en equilibrio armónico con su funcionalidad y utilidad. Los arquitectos deben diseñar, crear, relacionar, comunicar, unir espacios y naturaleza con comunidades, con la finalidad de satisfacer una necesidad y mejorar la calidad de vida de las personas.

Si pensamos en los inicios de esta profesión, podemos decir que mucha gente pensaba que los arquitectos solo trabajaban en las grandes ciudades o para un grupo de individuos con cierto nivel socioeconómico. Afortunadamente, con el paso del tiempo esta mentalidad ha ido cambiando y ahora sabemos que la arquitectura puede beneficiar a una gran cantidad de personas.

La arquitectura es el “arte habitable”. Altera el espacio físico con el objetivo de satisfacer las necesidades humanas de vivienda, trabajo, industria, comercio, religión, etc.; y también forma comunidades, brinda un sentido de integración y genera sentimientos, mientras contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas. En este sentido, los arquitectos son los encargados de generar un cambio positivo en la forma de vivir; pero, con esto, también llega una responsabilidad muy grande al tener que convertirse en diseñadores, observadores y creadores del espacio colectivo. Deben saber manejar adecuadamente todas sus herramientas de trabajo y proyectos, puesto que estos marcarán de forma significativa a toda una comunidad.

Para poder cumplir con estas responsabilidades, el arquitecto debe ser una persona honrada y honesta, siguiendo normas y estándares éticos para crear un buen proyecto. Esto es un aspecto muy importante que distingue a un buen arquitecto de los demás, es la firma de calidad en sus construcciones y es una práctica que, con el tiempo, se puede llegar a premiar. Hoy, en el marco del Día del Arquitecto en México, felicitamos a todos los arquitectos en su día y les animamos a seguir el ejemplo de Dios como Creador y como el mejor arquitecto que ha existido alguna vez.


Referencias:

https://www.milenio.com/cultura/dia-del-arquitecto-por-que-se-celebra-el-1-de-octubre

https://www.significados.com/arquitectura/

https://www.unionjalisco.mx/articulo/2020/09/30/cultura/cuando-se-celebra-el-dia-del-arquitecto-en-mexico-2020