Probablemente mientras intentas responder esta pregunta hay alguna melodía sonando en un auto que pasa por la calle, algún local, o si eres privilegiado, quizás escuchas el canto de algún pájaro u otro animal.

La música es considerada un componente cultural importante, e incluso hay razones científicas para escuchar y relacionarse con la música aún cuando el feto está en el vientre de la madre. La música nos conecta con sentimientos y eventos vividos, se ha comprobado que es ideal para estudiar, es una forma de alabanza y hasta se le ha llamado el lenguaje universal ¿Te habías detenido a pensar todo lo importante que es?

Pero para que haya música que escuchar, alguien la tuvo que escribir, componer, producir o interpretar primero, y ahí es cuando entran los músicos al escenario.

Estudios de la neurociencia han determinado que cuando una persona escucha música se desatan una serie de fuegos artificiales en el cerebro y que la práctica disciplinada y estructurada de la música fortalece las funciones cerebrales, lo que hace que cuando un músico está interpretando algún instrumento, en vez de pequeños fuegos artificiales, se activen explosiones en el cerebro. ¿Te imaginas lo que sucedía en los cerebros de Ludwing Van Beethoven, Wolfgang Amadeus Mozart, el salmista David y otros músicos de la Biblia y la historia?

Aunque cada cierta cantidad de años se conoce un prodigio musical como ellos, si tienes una inclinación hacia la música, tienes facilidad para interpretar sonidos y entender el lenguaje musical, estás en el camino para formarte como un músico profesional y en la Universidad de Montemorelos (UM) tienes la oportunidad de hacerlo.

Por casi 45 años, la institución ha sido cuna de formación de generaciones de músicos que hoy se desempeñan como ejecutantes de coro, orquestas y bandas profesionales, han emprendido negocios propios o se han dedicado a enseñar en diferentes niveles académicos.

...

La UM ofrece una Licenciatura en Música con acentuación en Educación Musical, lo que le da la base al estudiante para especializarse en alguna otra área de la música como la ejecución, composición, teoría de la música o educación.

El aporte de un egresado en música va desde la misma trasmisión del conocimiento, la investigación, hasta la producción y creación de material musical, y específicamente como egresados de la UM se espera que hagan un aporte directo a la Iglesia Adventista del Séptimo Día tanto en las iglesias locales como al sistema educativo.

Un alumno de música tiene la oportunidad de crear una nueva melodía en la sociedad al desarrollar sus capacidades creativas, artísticas y espirituales, formándose como músicos con amplio criterio, comprometidos con la misión y visión de la Iglesia Adventista.