El pasado 5 de noviembre, el Dr. Ismael Castillo, rector de la institución, presentó el informe 2019-2020 de la institución ante la Junta de Gobierno, ente de máxima autoridad en la universidad que vela por el desarrollo institucional en los diferentes ámbitos.

Además de presentar los avances y desafíos de los diversos proyectos, a lo largo de su presentación el doctor Castillo hizo énfasis en la marcada “providencia” de Dios al preparar a la institución para enfrentar los desafíos que ha representado la pandemia por el Covid-19 en las diferentes áreas, desafíos actuales y a largo plazo. Jugando con las siglas AC y DC, el rector marcó su informe en tres etapas: Antes de Coronavirus, Después del Coronavirus,y añadió Con el Coronavirus.

Al ser una institución educativa, uno de los fundamentos es el modelo educativo que permea todas las esferas de la universidad. En este sentido, el rector como las ventajas del Plan Educativo Diamante, estrenado hace ya tres años, proveyó para las adecuaciones que se necesitaron realizar ante la modalidad virtual, pero además, lo que este permitió que se alcanzara antes de la llegada de la pandemia al país.

Además, mencionaron en la presentación, cómo Dios usó a líderes de la institución para impulsar el desarrollo y optimización de plataformas digitales, como la e42 y el sistema académico, que favorecieron la adaptación de todo el modelo educativo al sistema virtual actual, para lo que la institución no requirió una suspensión de clases.

Otro punto que fue destacado durante el informe anual, fue el crecimiento del efectivo y los importantes niveles de liquidez registrados en el último quinquenio, sobre todo en los meses previos a la llegada del nuevo coronavirus a México, lo que permitió a la institución seguir adelante con la misión educativa hasta la fecha. Además, se compartieron algunas acciones que se tomaron y mantienen para preservar o controlar la liquidez antes mencionada.

...

Antes que siquiera el mundo imaginara que se acercaba una crisis sanitaria tan devastadora como la que se vive actualmente, comentaron en el informe, las transmisiones en vivo y el desarrollo de la comunicación a través de diversas plataformas y redes sociales ya era parte del trabajo diario en la institución. Además, ya se estaban desarrollando plataformas virtuales que han sido trascendentales para este momento, como lo son la plataforma de colportaje universitario online emprendum.um.edu.mx y el centro de influencia AMICUM.

Además de presentar cómo Dios preparó a la institución para enfrentar este momento, el doctor Castillo compartió algunos de los desafíos que como universidad adventista enfrenta y los logros alcanzados.

A partir de la pandemia, el modelo educativo necesitó una adaptación para ser llevado cien por ciento a lo virtual, lo que hoy conocemos como el Modelo Educativo MDA+. Esto ha permitido que la universidad llegue a los hogares de cientos de familias representadas, dando paso a que la experiencia formativa integral sea compartida, como nunca antes, desde el núcleo familiar. Y además, para compensar la distancia, se establecieron medios de comunicación virtual constante.

También fueron expuestos algunos de los retos que visualiza la Universidad de Montemorelos para los próximos meses y años, a partir del panorama actual y el desarrollo propio de una institución educativa y adventista. Entre ellos, destacaron la vinculación con organizaciones locales, con el sistema de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, la accesibilidad, flexibilidad y el financiamiento.

La Junta de Gobierno de la universidad es conformada por miembros de las distintas instituciones de la DIA, y es presidida por el Ptr. Eli Henry, presidente de la DIA, dando así una visión global a los avances institucionales y misionales.

Para la presentación del informe y en representación de la institución, acompañaron al rector la Dra. Raquel de Korniejczuk, vicerrectora académica; el Mtro. Ekel Collins, vicerrector estudiantil; y el C.P. Joel Sebastián , vicerrector financiero.