Foto de Brandon Nickerson en Pexels

Con la llegada del invierno y las temperaturas cada vez más frías, comienzan a aumentar los contagios de las enfermedades respiratorias comunes como la gripe e influenza estacional; pero, este año, además se suma la pandemia por Covid-19, lo que aumenta los riesgos de contraer alguna infección pulmonar más grave, como la neumonía (o pulmonía como también se le conoce).

Debido a esto, es recomendable que todos puedan aplicarse la vacuna contra la influenza y que también sigan algunas recomendaciones que pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.

  • Elige alimentos que contribuyan a tu salud. La alimentación es clave para fortalecer tus defensas al aportar a tu cuerpo ciertos nutrientes como vitaminas y minerales que favorecen los procesos bioquímicos en las células afectadas del sistema inmunológico, para que actúen de forma más rápida en presencia de algún microorganismo. Algunos de los alimentos que no deben faltar de tu dieta son: el ajo, que tiene muchas propiedades antibacterianas; así como los ricos en flavonoides como manzanas, arándanos, frutas cítricas y legumbres (que tienen diferentes propiedades antioxidantes y ayudan al cuerpo contra las infecciones). También es importante el consumo de vitamina E, que encuentras en las hortalizas (como las espinacas y el brócoli), en las semillas (como las de girasol) o en las nueces.
  • Realiza ejercicio de 3 a 5 veces por semana. Sí, ya sé que mucho se ha hablado de lo importante de hacer ejercicio y todos sabemos que incluso una caminata de 20 a 30 minutos nos puede ayudar mucho pero, a la hora de tomar acción, puede ser que el cansancio o las responsabilidades del día a día nos impidan lograrlo. Por lo que la clave está en encontrar alguna motivación que te ayude a ser persistente en el ejercicio que decidas realizar. Recuerda que un mínimo de 30 minutos de movimiento al día traerá diferentes beneficios a tu salud; puedes andar en bicicleta, realizar una caminata, ejercicios de fuerza o resistencia en casa, patinar, etc.
  • Cuida tu salud mental. Expertos confirman que el sistema nervioso central y el sistema inmunológico están muy relacionados entre sí, es decir, que nuestras emociones afectan directamente nuestra salud. El estrés y la ansiedad por una cuarentena “mundial”, seguir tantas medidas de seguridad al salir por el miedo a contraer una enfermedad como la COVID-19, la angustia constante por la salud de la familia, la incertidumbre hacia el futuro, el trabajo, entre muchos otros aspectos, sin duda repercuten en el sistema nervioso y -por lo tanto- también en el sistema inmunológico. Ante esta realidad, es importante detectar si necesitamos ayuda de un profesional para que podamos pedir ayuda o ver si podemos hacerlo por nuestra cuenta, al hacer cambios en nuestra rutina diaria para dedicar tiempo a actividades que nos ayuden a cuidar nuestra salud mental (como la meditación, actividades de esparcimiento con la familia, realizar hobbies que dejamos pasar por falta de tiempo y que nos ayudan a liberar el estrés, entre otras).
  • Aprovecha la luz solar. Si bien es cierto que debemos tener cuidado con la exposición al sol en los horarios donde los rayos son más directos (aproximadamente entre 10 am y 3 pm), también es importante aprovechar los beneficios que brinda a nuestra salud. Al tomar el sol por periodos cortos y en las primeras o últimas horas del día, permitiremos que nuestro organismo reciba la vitamina D que necesita para fortalecer el sistema inmunológico.



Referencia:

https://www.unotv.com/nacional/influenza-y-covid-19-como-fortalecer-el-sistema-inmunologico/