“Seguimos confiando en el énfasis de servicio con el que se les forma”. Esto dijo el Profe. Ismael Castillo, rector de la institución, al ver y escuchar el testimonio de algunos alumnos que compartieron lo que están haciendo de manera particular en favor de otros desde sus hogares, a través de videos.  


Este es el caso de Laura Salinas, quien comenta que en su preocupación por los alumnos extranjeros y mexicanos que por distintas razones relacionadas a la crisis sanitaria por el Covid-19 tuvieron que quedarse en Montemorelos, inició el proyecto “Más unidos que nunca”.


Este proyecto, explica Laura, consiste en conseguir donadores que aportaran para armar pequeñas despensas para compartir con estudiantes que no pudieron regresar a sus casas y que tienen necesidades.

Con ayuda de docentes y amigos, entre veinte y 25 chicos son beneficiados cada semana con una despensa básica, frutas, verduras y algunos articulos de aceo personal. El único requisito es que estos jóvenes se comprometan a participar del colportaje universitario.


img

Laura Salinas, creó un ministerio para apoyar a jóvenes con despensas.


“Creo que estando en una universidad que nos ayuda y nos enseña a servir para poder llegar a más personas, es ideal poder ayudar y formar parte de estos proyectos sociales”, comenta Laura.

 

Por su parte, Sandy Ortíz, originaria de Sinaloa y estudiante la carrera de Medicina, compartió su experiencia al regalar ejemplares del Camino a Cristo y compartir el mensaje de salud. Sandy, explica, decidió sacar un mejor provecho de su estancia en casa y hacer algo positivo en medio de la crisis sanitaria con el conocimiento que había obtenido hasta ahora como estudiante del área de la salud, así que decidió regalar un libro a cada taxista con el que se encontrara y hablarles a ellos y toda persona con quien tuviera la oportunidad, acerca de los beneficios de un estilo de vida saludable para combatir enfermedades y vivir mejor.  

 


img

Sandy comparte ejemplares del Camino a Cristo y habla de la importancia de una vida saludable.

“No sé qué efecto tendrá porque no sé si lo leerán, pero dejé mi semilla sembrara y ojalá el Espíritu Santo los muevan a leerlos y buscar a Dios. Me gustaría que los jóvenes, aunque sean penosos, se animen y seámos herramientas utiles en la testificación. Si nos tomáramos una pequeña molestia de compartir un poco de lo que Dios hace por nosotros, veríamos grandes cosas”, comenta Laura. “Sin duda alguna, cuando Cristo estuvo en la tierra hizo grandes cosas, pero nos invita a que donde sea que estemos demos buen testimonio y hagamos algo para atraer almas a Cristo, y al ser del área de la salud, qué mejor que instruir a las personas que no saben, que pueden terner un mejor estilo de vida de una forma fácil y práctica, y compartir mensajes de esperanza de que Cristo viene pronto y que lo estamos esperando”, concluye.


 

Parte del lema de la institución reza “pasión para servir” y aunque no tenemos una materia como tal que hable del servicio misionero, comenta el Dr. Christian Aguilar, director de la carrera de Medicina, sí promovemos e incentivamos el espiritu de servicio a los demás con el ejemplo y en las distintas actividades que realizamos como institución.  Creo que cuando ellos ven la alegria de la gente cuando reciben ayuda, hace que los alumnos entiendan que sí vale la pena hacer cualquier acto de servicio.


Asimismo, Jusileth Aguilar, estudiante de medicina, quien es originaria de un estado que es caracterizado por sus riquezas naturales, Chiapas. Al percatarse de algunas publicaciones en redes sociales que mostraban cómo se acumulaba la basura en los alrededores de algunas zonas naturales importantes cerca de su casa, explica Jusileth, decidió realizar una invitación a través de Facebook para los que se quisieran animar a realizar una limpieza en el lugar.  

 


img

Jusileth invita a los jóvenes a cuidar el ambiente y hacer impactos en sus comunidades.

“Me puse a pensar que tenemos Dios que nos ha regalado una creación maravillosa y por lo tanto deberíamos cuidar”, explica Jusileth.


 

Fue así que, hace poco más de un mes se realizó una limpieza de las zonas afectadas con un grupo de voluntarios que, además de donar su tiempo, procuraron implementos de limpieza.

 

“Me sentí muy satisfecha al saber que aún hay jóvenes dispuestos a hacer algo por la comunidad y más que nada cuidar nuestro medio ambiente”, concluyó Jusileth, invitando a toda persona, especialmente los jóvenes, a generar impactos en la comunidad siempre que tengan la oportunidad.

 

El profesor Castillo ha invitado a todos los estudiantes, docentes y personal de apoyo, a que compartan las experiencias de servicio que hayan experimentado durante el verano y lo que va del semestre, para así incentivar a más personas a hacer lo mismo.