Decidir comenzar a estudiar una carrera en tiempos de incertidumbre no es tarea fácil, pero aún así debes enfrentar con valor la situación que estamos viviendo y elegir la profesión con la que contribuirás a mejorar la sociedad.

Una de las cosas más difíciles en la vida es tratar de salir adelante en medio de un conflicto; y actualmente, estamos viviendo una época llena de conflictos de diversa naturaleza e impacto, como conflictos sociales, económicos, sanitarios, políticos y hasta psicológicos. La pandemia por el COVID-19 llegó a instalarse por varios meses en los diferentes países del mundo, lo que -además de los problemas de salud y económicos implicados de por sí- trajo muchos otros inconvenientes como cambio de planes, postergación o cancelación de eventos como bodas o viajes planeados con meses de anticipación; e incluso, la incertidumbre para muchas personas sobre qué hacer respecto a su futuro próximo en lo laboral o académico.

Uno de los grupos que podrían estar más expuestos ante esta situación, es el de los jóvenes recién graduados -o que están por graduar- de la preparatoria y que deben tomar decisiones importantes para su vida durante estos próximos meses, como la profesión que deben elegir, el lugar en el que desearían estudiar y, principalmente, si deben comenzar a estudiar o no su carrera, en medio de este escenario de incertidumbre.

Definitivamente las cosas antes del COVID-19 no eran perfectas, también había problemas y situaciones adversas que enfrentar, pero si a eso le sumamos la actual pandemia y los efectos secundarios que esto conlleva, se complica aún más el proceso para quienes tienen que tomar decisiones que darán rumbo a su vida. Estos jóvenes necesitarán de mucha fortaleza mental, voluntad y paciencia, para continuar tomando decisiones a pesar de la situación y tomando en cuenta que la vida no se detiene por las dificultades que aparecen, sino que deben aprender a atravesarlas con la mirada puesta en sus objetivos.

...Quienes ya pasamos por ese proceso años atrás, debemos animar a los jóvenes que ya tenían ciertos planes en el futuro inmediato, para que sigan con ellos (en la medida de lo posible); así como también debemos aconsejar a los que se encuentran más confundidos, animándolos para que en medio de esta crisis puedan elegir con qué profesión desean contribuir a mejorar la sociedad actual. Y es que, afortunadamente, Dios nos creó con una condición adaptativa impresionante que nos permite coexistir con la incertidumbre y los miedos que ésta provoca; además de que la mayoría de las universidades han adaptado sus modelos de enseñanza a la modalidad virtual, para poder seguir avanzando en la preparación de los profesionales del futuro, aún en medio de las circunstancias actuales.

No sentir temor cuando vemos que las cosas no marchan bien es muy difícil, pero sólo hay dos caminos: detenerse víctimas del miedo o avanzar a pesar de él. Podemos dejar que la situación nos abrume y bloquearnos al grado de no ser capaces de actuar o aprovechar los procesos mentales y emocionales que se activan a partir del miedo, para salir adelante en medio de una situación complicada o amenazante.

Nuestro objetivo debe ser siempre poder avanzar y aprender a superar los problemas en la medida que vayan llegando, por lo que también es importante tener una actitud positiva, ya que aunque los sentimientos de temor e incertidumbre no desaparecerán por completo, esto nos ayudará a sentirnos más tranquilos, disminuir los niveles de ansiedad y estrés y enfrentar con más optimismo las dificultades de la vida.


Fuente: https://espacioaladelta.com/como-elegir-y-estudiar-una-carrera-en-tiempos-de-incertidumbre/