La tecnología está a nuestro alrededor y la utilizamos constantemente, pero debemos tener cuidado de no caer en una ciberadicción.

La tecnología está a nuestro alrededor y la utilizamos constantemente en nuestro día a día. Hoy, podemos trabajar de forma eficiente, gracias a diversas herramientas que hubieran facilitado enormemente la vida de nuestros padres y abuelos; recibimos noticias al instante en la palma de nuestra mano y podemos mantener comunicación en tiempo real con parientes y amigos que viven lejos. Un correo (electrónico) nos llega en segundos, en lugar de días y, antes de visitar un lugar, podemos verificar si está abierto y si vende lo que buscamos. Incluso, existen espacios virtuales en los que pasamos horas de diversión sin tener que salir de casa.

La tecnología nos brinda cierta comodidad, nos permite comunicarnos, realizar compras, divertirnos, así como estar informados, sin tener que salir de casa. A veces, pareciera que lo único que necesitamos para estar bien, es un dispositivo con conexión a internet. Sin embargo, la conectividad a internet puede ser un arma de doble filo y, a continuación, quiero hablarte sobre cómo algunas tecnologías se han vuelto tan adictivas como el alcohol, tabaco e incluso la cocaína.

¿Qué son las ciberadicciones?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la palabra adicción como “una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales”. Normalmente, viene acompañada de síntomas como:

  • Disminución de la capacidad de autocontrol.
  • Abandono progresivo de otras fuentes de placer o diversiones.
  • Persistencia en determinada actividad a pesar de sus evidentes consecuencias perjudiciales.

Ahora bien, uno de los primeros intentos por definir la palabra ciberadicciones, fue el de la doctora Kimberly Young, en 1996, quien explicó el uso excesivo de internet de la siguiente manera: “Es un deterioro en el control de su uso que se manifiesta como un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos. Es decir, la persona ‘netdependiente’ realiza un uso excesivo de Internet, lo que le genera una distorsión de sus objetivos personales, familiares o profesionales”. O bien, podríamos resumirlo así: “Si la necesidad de estar conectado a internet afecta la relación con tu trabajo, familia y/o amistades, entonces eres netdependiente”.

¿Cuáles son las características de las ciberadicciones?

Basándose en los criterios de diagnóstico del abuso de sustancias, el psiquiatra Ivan Goldberg propuso las siguientes características:

  • Cambios drásticos en los hábitos de vida, a fin de tener más tiempo para conectarse a Internet.
  • Disminución generalizada de la actividad física.
  • Descuido de la salud propia a consecuencia de la actividad en la Red.
  • Evitar actividades importantes con tal de tener más tiempo para “conectarse”.
  • Deprivación o cambio en los patrones de sueño.
  • Disminución de la sociabilidad y pérdida de amistades.
  • Negligencia con la familia y amigos.
  • Rechazo a realizar actividades fuera de la Red.
  • Negligencia respecto al trabajo y obligaciones personales.

¿Cómo puedo saber si yo soy “ciberadict@”?

Para facilitar el diagnóstico, la doctora Young generó un conjunto de 9 preguntas, si contestas afirmativamente a 5 o más, te encuentras en la zona de riesgo:

  1. ¿Dedica más tiempo del que cree que debería a navegar por la red?
  2. ¿Piensa que tendría un problema si redujera el tiempo que pasa en Internet?
  3. ¿Se han quejado sus familiares de las horas que está en el ordenador?
  4. ¿Le resulta duro permanecer alejado de la red durante varios días seguidos?
  5. ¿Se resienten sus relaciones al pasar muchas horas conectado al ordenador?
  6. ¿Existen áreas o archivos de la red a los que encuentra difícil resistirse?
  7. ¿Tiene problemas para controlar el impulso a adquirir productos y servicios ofertados en la red?
  8. ¿Ha intentado, sin éxito, reducir su uso?
  9. ¿Extrae gran parte de su placer vital del hecho de estar conectado a la red?

...¿Cuáles son las consecuencias de las ciberadicciones?

El uso excesivo de las nuevas tecnologías provoca una serie de cambios en el comportamiento de las personas, especialmente en niños, adolescentes y jóvenes, convirtiendo estas tecnologías en el centro de la actividad vital, de forma que dicha persona se va distanciando -poco a poco- de sus relaciones familiares y sociales. Debido a la falta de control sobre el tiempo dedicado a su uso, surgen problemas en el desempeño y rendimiento académico o laboral, el insomnio suele ser común por quedarse hasta largas horas de la noche en conexión, y a su vez, se vuelve común mentir sobre las horas de conexión ante las quejas de los más cercanos. También, se puede observar ansiedad, inquietud, ira o agresividad, si se obliga a interrumpir la sesión, lo que conduce a un aislamiento progresivo y a la aparición de todo tipo de problemas físicos, psicológicos y sociales.

¿Hay algún tratamiento para las ciberadicciones?

Como en cualquier otra adicción, lo más importante es prevenir, y aquí no hablamos solamente de jóvenes o adultos, sino también de los niños más pequeños; quienes cada vez más, comienzan a utilizar internet desde edades más tempranas. Además, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Tiempo de uso. Fomenta el uso responsable, estableciendo normas y horarios de uso, así como supervisando continuamente la actividad de los más jóvenes. Puedes utilizar recordatorios para cumplir con los horarios establecidos.
  • Privacidad. Ten mucho cuidado con los datos personales, ten en cuenta los riesgos de compartirlos y evita el contacto con desconocidos.
  • Contenidos. Si eres padre, es necesaria la supervisión y control de los contenidos, páginas visitadas y juegos de tus hijos. Los contenidos deben de estar adaptados a su edad, sobretodo en el caso de los juegos online.
  • Familia. Los adultos deben poner el ejemplo a los más jóvenes en el uso de las nuevas tecnologías. Se recomienda situar el ordenador en en un lugar visible por todos, donde sea fácil detectar y actuar en caso de uso indebido.

Las nuevas tecnologías son una excelente herramienta que se han ido incorporando a nuestra vida cotidiana, sin embargo, debemos comprender que así como nos brindan múltiples beneficios, también existen riesgos; por lo que es necesario poner límites y hacer un uso inteligente de la tecnología.

En caso de que tu o un familiar presenten síntomas de ciberadicción, actúa de inmediato pidiendo apoyo de un terapeuta profesional que pueda ayudar oportunamente ante esta situación.


Fuentes:

Terán Prieto A. Ciberadicciones. Adicción a las nuevas tecnologías (NTIC). En: AEPap (ed.). Congreso de Actualización Pediatría 2019. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2019. p. 131–141.

https://www.aepap.org/sites/default/files/pags._131-142_ciberadicciones.pdf

https://www.iafa.go.cr/blog/que-es-la-adiccion#:~:text=Seg%C3%BAn%20la%20Organizaci%C3%B3n%20Mundial%20de,%2C%20gen%C3%A9ticos%2C%20psicol%C3%B3gicos%20y%20sociales.