A partir de una experiencia académica combinada, el Mtro. Misael Castro y la Dra. Lilian Yolanda Rojas, docentes de las escuelas de Terapia Física y Rehabilitación; y Artes, Arquitectura, Diseño y Comunicación, respectivamente, proponen el uso de la pintura corporal anatómica como metodología de enseñanza de la anatomía aceptada y bien percibida por los alumnos.

La pintura corporal permite simular elementos de la anatomía como músculos, tendones, arterias, venas, entre otros, explica Castro, y permite que los dibujos sobre la piel sigan el movimiento ante la contracción y elongación, lo que hace que los alumnos lo perciban más real.

Si bien esta es una técnica que han practicado otros docentes de anatomía, Castro, docente de Anatomía Músculo Esquelética, decidió optar por una experiencia interdisciplinaria donde se aplicaran conocimientos técnicos de la pintura como los trazos, proporciones, dimensiones y el color, para que la experiencia sea lo más real posible, y así confirmar si esta técnica funciona como método de aprendizaje, aportando una opción más para aprender y memorizar los músculos.

Alumnos de anatomía como modelos para el trabajo de pintura corporal (2019)

Es así que en 2019, los docentes deciden unir las competencias y exigencias académicas, teóricas y prácticas de ambas materias, en una actividad de pintura corporal anatómica en la que los alumnos de artes pintaron los dibujos anatómicos en los modelos, guiados por los docentes y alumnos de anatomía. De esta experiencia se recogieron sus impresiones a partir de un instrumento, cuyo resultado dio paso a la investigación “Percepción del uso de la pintura corporal en la educación anatómica y médica: un estudio sustentable interdisciplinar”, recientemente publicado como capítulo del libro Medicina: Esforço Comum da Promoção da Saúde e Prevenção e Tratamento das Doenzas, de la editorial brasileña, Atena.

“El resultado de la encuesta destacó la percepción de los alumnos por el cuidado del cuerpo y la aceptación de este como un material educativo que debe ser respetado y tocado con coherencia, respeto y amabilidad”, explica Castro. “Normalmente se usan los esqueletos, maquetas y cadáveres que son objetos que no sienten…entonces con esto se percibió que ellos mismos pueden ser material de estudio”, agrega.

Además de confirmar la efectividad de esta técnica, esta es una propuesta económica ya que se usó maquillaje reciclado como pinturas corporales no tóxicas.

Los resultados de esta investigación fueron presentados en diferentes escenarios académico-científicos internacionales, y se espera que sea aplicado en las materias de anatomía del área de la salud para que los alumnos que les funcione como herramienta de aprendizaje la puedan usar.

“Al implementar esta investigación, así como en el desarrollo de otras actividades, consideramos basarnos y dar a conocer la filosofía de la Universidad de Montemorelos y la Iglesia Adventista; y un aspecto interesante que arrojó la investigación es la percepción de los estudiantes de respeto hacia el cuerpo humano como herramienta de estudio: que es algo ético, moral y hay que tratarlo con cuidado. Y creo que las materias bíblicas que cursan como parte del plan académico les lleva a tener este pensamiento…que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y hay que tratarlo con respeto”, concluyó Castro.

Para acceder y descargar la investigación da clic aquí /la encontrarás en el capítulo 13 del libro o bajo el título “Percepción del uso de la pintura corporal en la educación anatómica y médica: un estudio sustentable interdisciplinar”.

Proyecto integrador de body painting (pintura corporal)