Es probable que alguna vez en tu vida -o tal vez no- hayas escuchado nombres de mujeres y hombres como John Dalton, Dimitri Ivánovich Mendeléiev, Amedeo Avogadro, Dorothy Crowfoot-Hodgkin, Antoine-Laurent de Lavoisier, Louis Pasteur y, más recientemente, Mario Molina; por mencionar algunos. Estos personajes tienen en común que fueron Químicos y, durante su vida, realizaron grandes aportes que sentaron bases teóricas de muchos conceptos que conocemos o usamos hoy en día.

A partir de 1948, se designó el 1° de diciembre como Día del Químico, en reconocimiento a la labor de estos profesionales. Pero ¿quiénes son los químicos?, ¿dónde se forman?, ¿qué hacen?

La base de la formación de estos profesionales está en la Química, que es una ciencia que fundamenta muchas otras y es la base para conocer los mecanismos y reacciones que se llevan a cabo tanto en la naturaleza como en el cuerpo humano. Actualmente, en el mundo se imparten distintas carreras afines con la Química pero, en México, encontramos profesionales de esta área desempeñándose en los sectores de salud, enseñanza, investigación, industria farmacéutica, cosmética e incluso alimentaria.

La carrera de Químico Biólogo, en Ciencias de la Educación, prepara a quienes se dedican a la docencia en nivel secundaria y/o bachillerato; mientras que la carrera de Químico Clínico Biólogo, en el área de Ciencias de la Salud, se enfoca en el aspecto clínico, donde los egresados pueden ejercer en diversos lugares como laboratorios clínicos, bancos de sangre, laboratorios de investigación biomédica para el desarrollo de nuevos fármacos o laboratorios de fertilidad para la identificación de problemas asociados a alteraciones en los componentes hormonales en hombres y mujeres que no pueden tener hijos. También se pueden desarrollar en el área de biotecnología, donde aportan a la creación de nuevas técnicas para desarrollo de productos alimenticios o industriales; e incluso, algunos prefieren dedicarse a la industria alimentaria, donde fungen como encargados de procesos o control de calidad e inocuidad alimentaria, garantizando que los productos como galletas, enlatados, embutidos, cereales etc., lleguen a nuestra mesa en perfectas condiciones y no representen ningún riesgo para nuestra salud. Estos últimos también son conocidos como Químicos en alimentos. Así mismo, hoy en día la industria de productos naturales para consumo humano y/o industrial es un escenario donde el químico también puede ejercer su profesión, por supuesto, sin olvidar que estos profesionales tienen la posibilidad de estudiar un Posgrado en otras áreas afines.

Los químicos que mejor conocemos son aquellos que encontramos en los laboratorios de análisis clínicos y hospitales, los cuales nos atienden y toman muestras para realizar estudios solicitados por los médicos. En la actualidad, en nuestro país estos profesionales están poniendo todo su esfuerzo para el diagnóstico de Covid-19, desde la toma de muestras hasta la identificación del virus en el laboratorio. ¡Seguramente los conoces y los has visto con su equipo de seguridad!

Estamos en una época en que la economía, la calidad en el servicio, el respeto e igualdad de las personas, incluso la nueva realidad, exige que un químico esté preparado para enfrentar cualquier eventualidad. Ahora no solo es un intermediario entre el análisis biológico y la medicina clínica, sino que el químico tiene que expandir su área de influencia, debe ser también un promotor de salud, un líder y un ejemplo que contribuya al cambio de nuestra sociedad.

Si bien es cierto que existe un amplio abanico de posibilidades donde un químico puede desempeñarse profesionalmente, desafortunadamente en la actualidad nos enfrentamos a un campo laboral altamente competitivo, en el que la preparación representa la diferencia entre obtener un puesto o ser rechazado. Ante esta situación, es imperante tener y formar químicos profesionales, comprometidos con la sociedad, que tengan un espíritu de servicio, responsabilidad, honestidad, capaces de adaptarse a las nuevas tecnologías y preparados de una manera integral, de forma que no tengan miedo a enfrentar nuevos retos. Se necesitan jóvenes que quieran ser una luz en medio de tanta oscuridad, si conoces a alguien con estas características anímalo a aceptar el reto de ser un químico. En la Universidad de Montemorelos contamos con la carrera de Químico Clínico Biólogo.

Los químicos, al igual que la materia, no se crean ni se destruyen, simplemente se transforman. Sí, los químicos son personas transformadas en profesionales preparados para servir en este mundo y el venidero.