En un esfuerzo por ratificar la cosmovisión bíblica que sostiene la creencia en Dios como el creador de todas las cosas y su poder manifestado en la naturaleza, científicos adventistas expertos en biología y geología fueron invitados al IV Congreso sobre Creación y Diseño Inteligente, evento en el que compartieron evidencias que sostienen esta postura desde la Biblia y la ciencia.

Por tratarse de una comunidad intergeneracional, y en especial interés por los jóvenes, siendo estos más susceptibles a la exposición de tantas filosofías actuales y el acceso a la información, el congreso buscó aterrizar la idea de que creer en Dios como creador no es anticientífico, y que por el contrario, es parte del fundamento de la iglesia y de la ciencia, según explicó el Dr. Luciano González, director de la sede interamericana del Instituto de Investigación en Geociencias (IIG).

El congreso, organizado por el IIG y la Academia de Ciencias de la Universidad de Montemorelos, se llevó a cabo los días 14 y 15 de febrero en la Iglesia Universitaria, contando con la asistencia de alumnos, personal y administradores de la institución y miembros de la comunidad.

Desde la Universidad Loma Linda, los doctores Leonard Brand, docente y ex presidente del Departamento de Ciencias de la Tierra y Biológicas; y Suzanne Phillips, directora de la Escuela de Ciencias de la Tierra y Biológicas en la Facultad de Medicina, fueron invitados como ponentes principales. Además, como ponentes locales estuvieron los maestros Arnold Jiménez, artista relacional; Adolfo Montalvo, docente de pregrado y posgrado de la Facultad de Educación; y el doctor González.


¿La ciencia desaprueba la biblia?

Como resultado del bombardeo constante de evidencias de la evolución y el sin número de declaraciones que acreditan y rechazan la veracidad de la Biblia, muchas personas renuncian a su fe en Dios pensando que en realidad la ciencia desaprueba la Biblia. Sin embargo, explica el doctor Brand, a partir del estudio de la ciencia y la Biblia podemos saber que no es cierto.

“La historia de la Biblia nos da el mejor entendimiento de la historia de la tierra y la vida y las evidencias apoyan eso. Oímos historias de que no es así, pero la gente que dice eso no lo ha visto con la mente abierta”, dijo Brand. A diferencia de otros científicos que interpretan todo a partir de su cosmovisión (evolucionista), estudiamos su cosmovisión al mismo tiempo que la nuestra, obtenemos dos puntos de vista diferentes, los comparamos y dejamos que esto abra nuestro entendimiento para ver dónde encajan las evidencias. “Cuando hacemos esto, las evidencias están mucho más a favor de la Biblia”.

El doctor Brand compartió evidencias que descartan la cosmovisión secular que propone la idea de la existencia en la tierra por miles de años, en comparación con la cronología corta de la vida que sostiene la cosmovisión cristiana. Algunos de los ejemplos presentados fue el del estudio de los fósiles y las rocas.

“Todos los científicos que estudian estos (los fósiles y rocas), llegan a este estudio creyendo que no hay un creador. A partir de esa postura empieza su interpretación, pero si no hacemos eso, y dejamos que nuestra mente sea influenciada por la Biblia y otras cosas, vemos cosas que no hubiéramos visto si asumimos la evolución, podemos ver cosas nuevas y nuestras mentes se abren a otras preguntas”, dijo el doctor. “La biblia en realidad nos da un mejor contexto para estudiar los fósiles y las rocas, y podemos confiar en Dios y la Biblia”.


Fe vs ciencia

La ciencia es de los principales retos que enfrenta aquel que cree en la Palabra de Dios, y por eso, dice la doctora Phillips, es importante que la gente y especialmente los jóvenes “entiendan qué es la ciencia, qué información puede dar en realidad y sus limitaciones”.

La mayoría de las personas piensa que la ciencia debe tener respuestas para todo, pero por la dinámica cambiante de todo, es imposible. “Dejar a un lado tu fe por la ciencia es una posición ridícula, porque la ciencia cambia y quizás, en 10 años, la razón por la que abandonaste tu fe ya no sea un problema”, explica Phillips, “así que como cristianos a lo mejor no tenemos todas las respuestas para los desafíos que presenta la ciencia, pero en vez de darnos por vencidos, somos movidos a investigar más”.

Aunque la Biblia no es un libro de ciencia, contiene coherencia y precisión al dar respuesta a las preguntas e invita a profundizar, en comparación a la cosmovisión secular que atribuye el sentido al tiempo y al azar.

“Los jóvenes pueden decir que encontraron una forma lógica para enfrentar la autoridad de la familia e iglesia y lo que han creído, cuando se encuentran con la ciencia. A ellos es importante decirles que el cristianismo el lógico y Dios es un Dios amante, que no está aquí para decirte ‘no puedes hacer esto o lo otro ‘, sino para decirles: te amo y si quieres ser feliz hagámoslo de esta manera”, dijo Phillips.

En sus presentaciones, además, la doctora Suzanne habló sobre la importancia de creen en la Biblia y lo que esta y la ciencia dicen sobre Dios como creador. “Hay muchas evidencias de esto”, dice la doctora, “pero sobre todo Dios nos pide fe”.

“Es interesante hablar a un grupo mixto donde hay gente que está decidiendo en qué creer y gente que ha creído en esto toda la vida, pero no sabe qué hacer con los desafíos que presenta la ciencia, y que escuchen que no es tan desafiante es muy importante”, concluyó Phillips.


Conclusiones científicas del fin del mundo

Vivimos en un mundo que colapsa día a día y las evidencia lo comprueban. De hecho el mundo concibe la muerte entrópica como uno de los posibles estados finales del universo donde no habrá energía libre para mantener la vida, crear y demás procesos. Pero para habla sobre esperanza en un panorama caótico como el actual, el doctor González explicó la ley inmortal de la naturaleza (muerte entrópica). “Más allá de las conclusiones científicas tenemos una verdad que se encuentra en la Biblia, que dice que no habrá una muerte térmica del universo, sino una vida eterna en un cielo nuevo”, afirmó el doctor González, haciendo referencia a la fe que caracteriza a la Iglesia Adventista.

El congreso, además, ofreció un espacio para la reflexión sobre la interacción entre la ciencia, el arte y la teología, la forma en que la iglesia puede usar el arte para la misión y el análisis del conocido fenómeno llamado variación biológica. Quienes acompañaron este estudio fueron los maestros Arnold Jiménez, artista relacional; y Adolfo Montalvo, docente de pregrado y posgrado de la Facultad de Educación.

Entre otras conclusiones del congreso, se invitó a los presentes a mantener relaciones académicas y personales saludables con quienes piensan diferente a nosotros. “Es importante no ridiculizar o hacer burla de los evolucionistas. No estamos de acuerdo con eso. En mis estudios he aprendido que el mejor argumento para ganar una discusión sobre creación es ninguno. Primero deben ser sus amigos, porque cuando somos sus amigos ellos se abren para hacer preguntas y entonces puedes tratar de responder esas preguntas”.

Si no pudiste ver o estar en todas las ponencias del congreso, míralo desde la cuenta de UMTv en facebook. Aquí te dejamos la inauguración:

https://www.facebook.com/MontemorelosTv/videos/463106917901965/

IMG_2734