¡Qué hermosa semana de oración hemos iniciado! Una semana de énfasis espiritual en familia. Seguramente, todos los que alguna vez han estudiado en la Universidad de Montemorelos tienen recuerdos muy bonitos de este evento; en lo particular, es mi semana favorita del semestre.

En el mes de marzo, cuando habíamos comenzado otra hermosa semana de oración, las medidas de seguridad por la pandemia del Covid-19 se implementaron de forma oficial en nuestro país y el templo se cerró a los asistentes. Tuvimos que terminar la semana de oración de forma virtual, al igual que nuestro curso escolar. Sin embargo, nadie se imaginaba que después de casi 7 meses aún seguiríamos en aislamiento preventivo.

En este contexto, fue que el pasado viernes 2 de octubre iniciamos nuestra primera semana de oración totalmente virtual, la cual estoy segura que -con ayuda de Dios- será de gran bendición para todos los que puedan verla.

Los oradores de esta semana de oración son una familia de nuestra comunidad universitaria, los Patiño Ramírez. El pastor Miguel Patiño es Doctor en Teología Sistemática y actualmente se desempeña como docente en la Facultad de Teología de la Universidad de Montemorelos; y su esposa, la Dra. Ruth Ramírez, ha dedicado toda su vida al servicio del Señor, usando sus talentos para Él; actualmente trabaja en la Vicerrectoría Académica de la misma institución. Ellos tienen 3 hijos muy talentosos, los dos mayores estudian Teología y el menor aún está en la preparatoria, pero también quiere ser pastor y médico misionero.

Al estar disfrutando esta semana de oración de manera virtual, seguramente nos llega la nostalgia de cuando nos alistábamos rápidamente -al terminar nuestras clases- para llegar a tiempo a la iglesia y poder sentarnos con nuestros amigos y cantar juntos los himnos y el canto tema. Pero no importa en dónde estemos ahora, ni lo que hagamos o seamos, porque ahora sabemos que somos un pueblo “apartado por Dios”.


Este fin de semana empezamos a comprender cómo es que fuimos apartados por Él. El viernes aprendimos que aún siendo un pueblo imperfecto, que comete faltas una y otra vez, tenemos a un Dios constante que está dispuesto a perdonarnos si nos arrepentimos de corazón y le entregamos todo. El sábado, tuvimos un maravilloso mensaje en el que recordamos que el único que puede darnos “agua de vida” es Jesús, y que aunque nos sintamos vacíos sin nada más que dar, Él nos puede llenar. ¿Te preguntas cómo? Conociéndole de verdad, entregándole todo y teniendo una relación estrecha con Dios.

Esta semana estaremos descubriendo como es que fuimos apartados por Dios con amor, para ser su pueblo y conocerle… y es que nunca se tratará de ti, de mí o de cuánto hago, si no de cuánto conozco y cuán estrecha es mi intimidad con Jesús.


Dios nos ha guiado en todo el proceso y Él nunca nos abandonará. El amor de Dios es constante, inconmensurable y nunca falla, por eso debemos “Buscar tener una relación estrecha de ida y vuelta con Él”. Porque es tan grande su amor por ti y por mí que, aún siendo pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5: 8, RVR1960)

Te invito a que nos acompañes durante toda la semana para que sigas descubriendo cómo somos apartados para ser perdonados, restaurados y salvos por gracia. Los cultos serán a las 19:30 hrs y puedes verlos a través de Facebook, Youtube o por los canales regionales de televisión: 70 de Destel ó 89 de Wizz.

Si te perdiste los cultos del fin de semana, puedes verlos aquí:

Facebook: Viernes, Sábado y Domingo

Youtube: ViernesSábado y Domingo