Dios nos dejó suficiente evidencia, tanto en la Biblia como en la Naturaleza, para confirmar que es nuestro Creador y que tiene un gran amor por nosotros.

En el sitio web del Instituto de Geociencia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, encontramos esta afirmación: "Nuestro mundo está lleno de evidencias de un diseño intencionado y muy bien pensado. Desde la coloreada flor y pájaro hasta la complejidad de la célula y la estructura de todo el universo". Esta declaración desemboca en que ese diseñador es nuestro Dios.

Por otro lado, en una carta de Galileo a la gran duquesa de Toscana, en 1615, el autor escribió: "Dios escribió dos libros. El primero fue la Biblia, en el cual los hombres pueden hallar las respuestas a sus preguntas sobre valores y la moral. El segundo libro de Dios es el libro de la naturaleza, que permite a los hombres usar la observación y la experimentación para responder nuestras propias preguntas acerca del universo".

Entonces, si Dios nos habla a través de la naturaleza, sería una buena idea comenzar a pasar más tiempo observándola y, en estos tiempos de pandemia, ¿por qué no aprovechar el sábado para hacerlo, mientras reflexionamos sobre algún texto bíblico? Si te animas, te comparto a continuación algunos puntos a tener en cuenta, para sacar el mayor provecho de esta experiencia:

1. Reconoce a Dios como el Creador y diseñador de la naturaleza. La Biblia dice "Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos" (Salmos 19:1) y "Tuyos son los cielos, tuya también es la tierra; el mundo y su plenitud, tú lo fundaste." (Salmos 89:11). Cuando vayamos a la naturaleza, estemos conscientes de que todo lo que observamos fue concebido por la mente infinita de nuestro Dios.

img

Foto de WARREN BLAKE en Pexels

2. Lleva versículos bíblicos para reflexionar. Podemos encontrar más de 70 versículos que hablan acerca de la creación de Dios. Esto nos dará afirmación a nuestra creencia de que Dios creó este mundo en 6 días literales y descansó en el séptimo día: el sábado.

3. Investiga sobre el lugar que visitarás. Vivimos en una época en la que tenemos muchísima información "a un click", por lo que hay que hacer la tarea. Si vas a visitar un lugar específico, investiga qué plantas, tipo de rocas, montañas o ríos vas a encontrarte. Investiga sobre las funciones de los diferentes elementos de la naturaleza y así podrás comprobar el diseño inteligente que Dios usó para la creación de esta Tierra.

"Cuando contemplan un paisaje hermoso, pregúntenles [a niños y jóvenes] por qué Dios vistió los campos y los bosques con tonos tan encantadores y variados. ¿Por qué no es todo de un tinte pardo sombrío? Cuando recogen flores, indúzcanlos a pensar por qué conservó para nosotros la belleza de esos restos del Edén. Enséñenles a notar por todas partes, mediante las evidencias que ofrece la naturaleza, el cuidado de Dios por nosotros, la maravillosa adaptación de todas las cosas a nuestras necesidades y felicidad" (Ellen G. White, Ser Semejante a Jesús, p. 237)

Dios nos dejó suficiente evidencia, tanto en la Biblia (revelación especial) como en la Naturaleza (revelación general), para confirmar que es nuestro Creador y que tiene un gran amor por nosotros. Aprovecha para disfrutar de más sábados en la naturaleza y así poder confirmar todo lo que Dios ha hecho por nosotros.


Referencias:

Geoscience Research Institute. https://www.grisda.org/espanol/