A partir de 1980, cada 8 de diciembre se reconoce la labor de todos los profesionales de la administración. El entonces presidente de México, José López Portillo, estableció este día como una fecha para reconocer y felicitar a todos aquellos que se desempeñan como administradores o gestores en los diferentes ámbitos de la sociedad, ya que su alcance es fundamental para el desarrollo de cualquier comunidad o país.

Conforme pasa el tiempo, nueva información en torno a la gestión de organizaciones está desarrollándose. Hoy en día, se reconoce a Frederick Taylor como el creador de la teoría de administración científica; mientras que Henri Fayol es conocido como el fundador de la teoría clásica de la organización. Han pasado ya muchos años y los principios administrativos que definieron desde principios del siglo XX continúan siendo válidos hasta hoy. La gestión de los métodos y herramientas propuesta por Taylor, ha dado lugar a las modernas teorías de mejora continua. Por otra parte, el desarrollo de las propuestas para gestionar la estructura de la organización de Fayol, ha dado lugar a diversas alternativas para aplicar el liderazgo y dirigir a una institución al cumplimiento de sus objetivos. Aunque las formas son diferentes, los principios subyacen y, en el camino, las organizaciones han ido cambiando su enfoque hasta llegar a centrarse más en las personas: las que conforman la organización y quienes se constituyen en clientes o consumidores.

Dentro de los diferentes roles que ejecuta un administrador destacan dos: la gestión del cambio y la creación de oportunidades. Respecto a la gestión del cambio se puede decir que el administrador enfoca sus esfuerzos en la estrategia y dirección constante para que un grupo de personas realicen actividades diferentes con el fin de lograr un propósito. Además, lideran proyectos nuevos, generalmente visionarios, con la intención de mover al mundo en una dirección diferente.

Foto tomada de Pexels

La creación de oportunidades está relacionada con la intención de innovar y trascender. En este amplio campo, los emprendimientos tecnológicos y sociales son los que llevan la delantera. Los problemas actuales de este siglo ubican el uso de la tecnología y la transformación social como ejes para lograr el equilibrio económico y la paz en los diferentes escenarios.

La función del administrador es de vital importancia para el progreso de una sociedad. En la biblia encontramos diversos ejemplos de administradores entre los que destacan hombres y mujeres cuya principal característica es que ponían a Dios en primer lugar. Además, eran disciplinados y practicaban el orden, la dirección y el control. Por otro lado, tenían el liderazgo servidor como una forma natural al dirigir a sus colaboradores. Abraham, José, Esther, Nehemías, Lidia y Pablo, son solo algunos ejemplos de administradores que ponían en primer lugar a Dios y atendían las necesidades de los demás, aún por encima de sus propios intereses.

Felicidades a todas las mujeres y hombres valientes que ejercen como administradores en cualquier institución, que su motivación al dirigir la organización sea “hacerlo de buen ánimo, como para el Señor y no para los hombres” (Colosenses 3:23), con seguridad de que serán bien recompensados.